Tomates bien entutorados garantía de sabor y frescura

Aspectos pormenorizados sobre la siembra y cosecha de ricos tomates

Los tomates, que por algunos termina siendo considerado como fruta y por otros como vegetal, es el fruto de una planta a la cual se le denomina tomatera. Es una planta considerada rastrera, pues tiende a desarrollase sobre el suelo si se deja de forma libre. No obstante, en los casos en la que se cultiva de forma intensiva ornamentalmente e industrialmente es conveniente entutorar tomates.

El entutorado, envarado o enrutado de los tomates es una metodología práctica muy conveniente, ya que permite mantener a las plantas y a los frutos lejos del suelo, evitando así la proliferación de enfermedades.

Malla tomatera hortomallas instalada en campo de cultivo

El entutorado de tomates evitar que los tomates toquen el suelo y se contaminen.

Las tomateras producen los deliciosos tomates, estos pueden ser de varias especies lo que representa algunas características físicas similares entre sí.

Existen tomates de diferentes colores los más comunes los rojos y los amarillos. Este fruto es originario de América, específicamente del oeste de América del Sur de la región de los Andes Peruanos. Aunque también hay registros que esta planta crecía y se desarrollaba e incluso era cultivada por los Aztecas en México, de hecho, el termino tomate proviene como derivación de una palabra azteca la cual los españoles adaptaron del azteca al español.

Malla para enturorar tomates

Gracias a las tomateras se producen tomates de buena calidad y de buen sabor.

Incluso hoy día hay cierta discrepancia en cuanto al origen, no obstante, terminan siendo los colonizadores españoles llegados a México los que popularizan esta excelente fruta y la dan a conocer al resto del mundo.

La industria del tomate actualmente moviliza desde el punto de vista de la generación de las semillas, el cultivo en sí mismo, la obtención de los frutos, el procesamiento y la comercialización de este rubro alimenticio unos 60 mil millones de dólares anuales, no es poca cosa.

Malla tutora dando soporte a plantas de tomate

Existen distintos tipos de tomates algunos son distintos por la forma del tomate también varia el brillo el color y el tamaño.

Hoy día se puede contar con unas 60 variedades de tomates, aunque muchos de nosotros no nos hallamos topado con solo unas cuatro; los hay rojos brillantes y opacos, morados, verdes, amarillos; los hay pequeños, medianos y grandes; los hay en forma ovoidal, de pera, redondos y hasta alargados.

En general el sabor de los tomates es ácido y todas las variedades aquí mencionadas son actas para el consumo humano.

El enorme poder de adaptación que tiene esta planta le permite ser cultivada en muchas partes del mundo, en diferentes suelos y con diferentes climas; y se puede cultivar con mucha facilidad en los jardines de nuestros hogares y hasta en los balcones de los apartamentos, en este caso se requieren de unos pocos insumos como lo son las semillas, una buena cantidad de tierra abonada, una maseta, unas cañas y unas cuerdas o rafia para tomates con las cuales se pueda entutorar tomates.

Malla espaldera colocada en campo de cultivos

Lo bueno de los tomates es que se pueden cultivar en cualquier tipo de tierra y en cualquier clima.

Ahora bien, comencemos por el principio, las semillas de los tomates son geminadas en los denominados canteros que nos sirven de soporte para obtener los almácigos de tomates. Ya germinadas y con una altura de unos 10 cm, las plantas son trasplantadas a su lugar definitivo, el cual va a depender de la finalidad del cultivo.

Por ejemplo, si es para sembrar en nuestros jardines el lote de tierra arreglado debe ser de unos 1,5 por 4 metros, evidentemente esto dependerá de la disponibilidad de terreno para tal fin. En los apartamentos serán necesarias unas masetas, y si se realiza de forma industrial, es decir a gran escala, los terrenos para este fin deben ser grandes extensiones de tierra, con inclinaciones no mayores a 30 grados y con una excelente disponibilidad de agua para el riego de las plantas.

Malla para entutorar hortalizas

Para sembrar tomates depende del terreno y donde los quieres sembrar.

El trasplante de las plántulas de tomate al terreno apto, se realiza muy temprano en la mañana o cayendo la tarde, esto con la finalidad de minimizar el efecto estresante que se origina sobre la planta por su remoción a partir de los canteros de germinación. La siembra se realiza en surcos y la distancia entre las plantas debe ser en promedio de unos 20 cm, mientras que la distancia de un surco a otro debe ser en promedio de unos 45 cm. Ya adaptadas las plántulas al terreno y cuando estas alcancen unos 30 o 40 cm de altura, se procede a entutorar los tomates, acción esta que también puede realizarse con los pepinos y con los guisantes. Es decir, se debe entutorar los pepinos y también se debe entutorar los guisantes con la finalidad de mantener las planta lindas y saludables.

Existen varias formas de entutorar los tomates, en este apartado daremos a conocer dos es estas, las cuales son las más frecuentemente usadas.

La primera consta en tirar una línea de alambre calibre 10 entre los extremos de cada surco, para ello se dispone de un par de postes enterrados a mediana profundidad (60 cm), los cuales servirán de anclaje.

Malla espaldera hortomallas soporte de hortalizas

Los beneficios de entutorar tomates es que es muy simple y fácil de hacer y se obtienen buenos resultados.

Dependiendo de lo largo de los surcos y de las irregularidades del terreno se dispondrán de varas intercaladas entre los dos postes principales, esto con la finalidad de dar firmeza y sustento a las líneas de amarre que servirán para entutorar los tomates. A medida que las plantas de tomates crezcan las líneas de amarre o rafia para tomates, se irán ajustando, de manera que la planta siempre este derechay erguida.

La segunda se basa en el uso de varas, cañas o cabillas corrugadas, estas se entierran a una distancia aproximada de 10 a 15 cm del tallo de las plantas. Las plantas se sujetan a la caña en varias secciones mediante el empleo de cuerdas, ganchos plásticos o rafia para tomates.

Esta metodología es muy práctica y los resultados son excelentes. Una modificación de este tipo de entutorado, consiste en enterrar dos cañas paralelas a las plántulas y luego se cruzan en los extremos superiores mediante el empleo de cuerdas, en la sección superior a los puntos de amarres y en la sección intermedia se instalan cañas, varas o cabillas de menor calibre, las cuales permiten dar mayor apoyo a las cañas principales y a su vez generan muchos más puntos de anclaje para amarrar las cuerdas o las rafias y así mantener erguidas las plantas.

Este método es extraordinariamente, sencillo y simple y permite obtener excelentes resultados en la técnica de entutorar tomates. La constante será la producción de tomateras sanas y tomates ricos, frescos y saludables; actos para preparar ricas salsas, preparados de tomares y por supuesto ricas ensaladas muy nutritivas para el día a día.

 

Esta entrada fue publicada en entutorado de tomates, Entutorar tomates. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *